Tips para saber si nuestro sistema HVAC es energéticamente eficiente

sistema HVAC

En este artículo:

  1. Eficiencia de la caldera y el calefactor del sistema HVAC

  2. Eficiencia del aire acondicionado del sistema HVAC
  3. ¿Cómo saber si la totalidad del sistema HVAC es energéticamente eficiente?
  4. Conclusión

Sabemos bien que calentar nuestra casa durante los fríos días de invierno puede significar un gran esfuerzo económico. Para no caer en la tentación de mantener el sistema de HVAC a tope y luego lamentar las consecuencias cuando llega la factura de energía, o para apagar el sistema de climatización para ahorrar en el gasto, debemos desarrollar formas de regular nuestras necesidades de calefacción para evitar un mal trago.

Más allá de lo mencionado más arriba, un factor fundamental que dispara las facturas de energía es el mal funcionamiento de las unidades principales, es decir, los calefactores, calderas y aires acondicionados que consumen más energía de la necesaria. Y con este tema debemos tener cuidado.

Hoy en día, estamos todos muy interesados en la eficiencia energética. Para asegurarnos de que nuestros sistemas de calefacción y climatización están funcionando perfectamente, las inspecciones anuales son la mejor manera de controlar el gasto mensual.

Cuando estamos interesados en ahorrar una cantidad sustancial de dinero y minimizar el uso de energía, es imperativo entender en qué estado se encuentra la caldera, el calefactor o el aire acondicionado de nuestro sistema de climatización.

Hoy en día, hay grandes avances en los sistemas de climatización y mucha más información disponible sobre los sistemas HVAC que antes.

Sistema HVAC eficiente

Sistema HVAC energéticamente eficiente

Eficiencia de la caldera y el calefactor del sistema HVAC

Si queremos asegurarnos de que nuestra caldera sea siempre energéticamente eficiente, lo ideal es controlar los siguientes puntos:

  1. Calificación AFUE

AFUE es el acrónimo que significa Eficiencia Anual de Utilización de Combustible. Es una de las mejores maneras de determinar la eficiencia energética del equipo, indicando lo bien que este convierte la fuente de combustible – gas o electricidad – en energía.

Cuanto mayor sea el porcentaje AFUE, más eficiente será el equipo. Por ejemplo, si el AFUE es del 90%, indica que el 90% del combustible se puede convertir en calor y solo se desperdicia el 10%. Un AFUE altamente eficiente debe ser de, al menos, el 90%.

Sin embargo, si la unidad está defectuosa o no funciona perfectamente, el AFUE puede no significar mucho. Se calcula que una caldera que funciona mal puede estar desperdiciando más de un 5% de energía, lo que se traduce en muchos pesos.

  1. Edad de la caldera

Aunque el índice AFUE es un excelente determinante de la eficiencia energética de una caldera, no es el factor determinante. Esto se debe a que todo artefacto tiene una vida útil, y este es también el caso de las calderas.

Una caldera o un calefactor de alta calidad pueden durar unos 25/30 años. Sin embargo, la calidad sigue disminuyendo cada año en ese 5% mencionado anteriormente. Es cierto que un buen mantenimiento puede mejorar el rendimiento general de una caldera, pero no puede prolongar su longevidad. Por lo tanto, la sustitución de la caldera es algo que ocurrirá ineludiblemente con el tiempo.

Eficiencia del aire acondicionado del sistema HVAC

La clasificación SEER -Razón de Eficiencia Energética Estacional- mide la eficiencia energética de un sistema de HVAC o aire acondicionado. Es un sistema de clasificación de la capacidad de enfriamiento del acondicionador de aire con respecto a la entrada de energía.

Cuanto más alta sea la puntuación, mejor.  En la actualidad, una buena calificación SEER está por arriba de 14.

¿Cómo saber si la totalidad del sistema HVAC es energéticamente eficiente?

  1. Haciendo una prueba de estanqueidad. Una prueba de estanqueidad asegura la ausencia de fugas, detectando corrientes de aire en las zonas que rodean las ventanas, las puertas y las chimeneas.

Las casas modernas suelen estar construidas con buenos criterios de aislamiento; sin embargo, los edificios más antiguos son propensos a tener problemas de corrientes de aire en los lugares mencionados. Una prueba de estanqueidad puede ser beneficiosa para detectar posibles grietas y fugas.

Si luego de llevar adelante la prueba y sabiendo que el sistema HVAC está funcionando correctamente, la climatización de la vivienda es la adecuada, sabremos que el sistema HVAC es energéticamente eficiente,

  1. Si se observa un cambio notable en la factura de energía, debemos preocuparnos. Un cambio drástico en el importe a pagar en la factura energética puede ser una alarma a tener en cuenta. Es cierto que hay varias razones por las que puede producirse ese cambio, pero lo primero que hay que hacer es comprobar el estado general de la unidad principal. Si el problema no está ahí, será necesaria una inspección más exhaustiva.

Conclusión

Por lo que hemos visto, hay dos posibilidades: 1) que nuestro sistema de climatización sea energéticamente eficiente, 2) que nuestro sistema de climatización esté fallando. Si el sistema goza de buena salud, podemos relajarnos y disfrutar de él; si, por el contrario, está averiado, tendremos que plantearnos repararlo o sustituir la unidad.